Devaluación precipitada del peso colombiano ¿Cuáles son las razones?

Por: Fernando Merchán Ramos

A veces sorprende la lógica con la que funcionan las variables económicas y lo determinante que puede llegar a ser la especulación y los juicios subjetivos para influir en el comportamiento de la economía nacional y global. Esparcir un rumor o generar incertidumbre, aunque no tengan bases reales, pueden generar desequilibrios y estragos profundos en la estabilidad financiera de un país.

«Algunas de las razones para explicar la fuerte devaluación de nuestra moneda están relacionadas con un clima de desconfianza y miedo que se está desarrollando sobre las perspectivas del país«

Precisamente, algunas de las razones para explicar la fuerte devaluación de nuestra moneda están relacionadas con un clima de desconfianza y miedo que se está desarrollando sobre las perspectivas del país, provocado entre otras cosas, por la manifiesta incapacidad que demuestran nuestros gobernantes para implementar políticas económicas y fiscales que estabilicen nuestra golpeada economía, de otro lado crece la desconfianza auspiciada por los temores con respecto al futuro político de Colombia, dado el escenario electoral que se avecina. Tanta es la incertidumbre frente a nuestras finanzas que esto ha hecho que el peso se convierta en la moneda emergente más devaluada del mundo durante este 2021, con un descenso de 10,21% y subvaluado en un 46% de acuerdo con el índice de medición de unidades Big Mac, llevándonos a una muy preocupante situación de empobrecimiento.  

En este sentido, parece que todo está confluyendo para que ocurra una catástrofe económica, desde el profundo impacto por la COVID-19, la fuerte presión fiscal y la fallida reforma tributaria que conllevó al país a perder el rango de inversión crediticia; la oleada de descontento y protesta social produjeron pérdidas cercanas a los 11 billones de pesos según el Consejo Gremial Nacional,  el déficit presupuestario se proyecta para este año en 8,3% del PIB, el aumento de la deuda pública superó los 92 mil millones de dólares, aumentó el déficit de la balanza comercial, pues se ubicó en US$5.397 millones FOB, entre otros indicadores que muestran un panorama poco alentador. Realmente estamos pasando por una situación difícil y se debe comenzar a trabajar para revertir la imagen de desconfianza que estamos generando en los mercados internacionales, de lo contrario, podemos estar transitando a un complejo escenario de inflación descontrolada, teniendo como consecuencia la pérdida de poder adquisitivo, afectando fundamentalmente a las personas más vulnerables del país.

Aunque algunos afirmen que en momentos de devaluación se puede aprovechar la coyuntura para impulsar sectores de la economía como el caso del turismo, también para incrementar las exportaciones o incrementar la demanda de la producción nacional,  el panorama no evidencia que se pueda aprovechar la situación de esta manera. Aunque el sector del turismo muestra un dinamismo interesante al incluir componentes de innovación y de sostenibilidad  que lo hacen muy atractivo, hay que tener presente que los estragos de la pandemia todavía siguen limitando su desarrollo, así mismo, nuestra capacidad de producción no tiene la posibilidad de suplir gran parte de los productos que se importan. El escenario actual de devaluación nos presenta una dura realidad: Aumentará del número de personas en condición de pobreza en nuestro país. 

«Todavía tenemos posibilidades de ver una luz en medio de las sombras, ya hemos vivido muchas crisis y contrario a lo que se pensaba no nos hundimos y logramos salir a flote«

Pese a todos estos nubarrones que anuncian una terrible tormenta, todavía tenemos posibilidades de ver una luz en medio de las sombras, ya hemos vivido muchas crisis y contrario a lo que se pensaba no nos hundimos y logramos salir a flote. Gracias a nuestra resiliencia superamos la crisis del café en 1989, la crisis del agro con la apertura económica al inicio de los 90, la crisis de la Casa en el Aire a finales de la misma década que llevó a la caída del UPAC generando que miles de colombianos perdieran su casa y la creación del famoso impuesto inicialmente “temporal” 2 X 1000 que luego se duplicó y ahora es el 4 X 1000. En el 2006 la crisis de las pirámides obligó al gobierno de ese entonces a declarar el estado de excepción de emergencia económica y social. En el 2012 sufrimos la crisis de Interbolsa, la entonces firma más grande de valores de Colombia, crisis que estuvo a punto de colapsar el sistema de inversión en el mercado de capitales. En el 2015 la caída de los precios internacionales del petróleo, y así, hemos transitado un camino complejo, pero siempre terminamos saliendo a flote, o por lo menos no cayendo en el abismo económico donde se encuentra, por ejemplo, Venezuela, nuestro país vecino.  

Pese a todo,  hay que conservar la esperanza y la confianza, como lo he mencionado en otros artículos en el país tenemos mucho potencial de trabajo, de emprendimiento, de innovación, tenemos un capital humano muy valioso, con nuevas generaciones que vienen preparándose con mucho rigor y que tienen un nivel competitivo muy alto en cualquier escenario laboral, y obviamente, están nuestras ventajas competitivas en recursos naturales y ubicación geográfica, el  país no puede desaprovechar todas estas fortalezas.

En este punto es necesario pedirles a todos los aspirantes a dirigir los destinos de nuestra nación que sean muy responsables con sus ideas, con lo que dicen, con lo que transmiten, así muchos no lo quieran entender, el mundo está ligado por entramados muy complejos y frágiles, no somos una rueda suelta, literalmente las palabras pueden tener un costo muy alto, y las consecuencias pueden ser muy duras principalmente con los sectores menos favorecidos, por esta razón, a los candidatos, uno de sus principales compromisos  debe ser el de contribuir a que el mundo confié de nuevo en nuestra economía y en nuestra capacidad de generar valor.

Fernando Merchán Ramos

Director de la ONG Adelante Colombia

Socio de la firma de servicios profesionales López & James 

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

DEJANOS TU COMENTARIO

CUENTANOS TU CAUSA