Inseguridad desbordada en Colombia

¿Por qué los criminales nos están ganando la batalla?


Percepción o realidad es la dicotomía y el debate al que nos remite en muchos casos la discusión sobre la inseguridad y la violencia criminal en las ciudades del país, pero lo que es un hecho es que en este momento tenemos miedo y nos sentimos inseguros en las calles de las ciudades colombianas, en el transporte, cuando entramos a un establecimiento público, no importa si es de día o de noche, no estamos tranquilos. La percepción de inseguridad se viene insertando en nuestra cotidianidad. Se han diseñado encuestas y estudios para medir esta percepción, por ejemplo la encuesta de la firma Invamer (contratada por los grandes medios) revela que el 92.8% de las personas consultadas afirman que la inseguridad está empeorando. El número de colombianos que se sienten inseguros aumentó, pasando de un 34.0% en el mes de noviembre de 2020 a 40,5% en el mes de abril de 2021.

Otra de las encuestas la realiza el DANE. Para el 2020 los resultados de este estudio muestraron que la percepción de inseguridad era de 39,9%, y para el 2019 se encontraba en el 44,6%, es decir que si revisamos por lo menos los últimos 3 años, los colombianos han manifestado sentirse inseguros, aunque  se ve una diferencia en los resultados del  2020 donde disminuyeron los indicadores ¿Por qué? la razón es bastante evidente, debido al confinamiento y a los largos periodos de encierro decretados a causa de la pandemia. En estas encuestas se realiza una pregunta muy interesante y es por qué se sienten inseguros los colombianos, muchos dicen que se sienten así a pesar de que no han sido víctimas de un delito, ni lo han presenciado de manera directa y la respuesta es porque lo ven en los medios de comunicación. Este porcentaje es muy alto y supera el 80%, además, hay que agregar que las redes sociales contribuyen al aumento de la percepción de inseguridad en el país. Cualquier persona que tenga activa una red social, verá por lo menos una vez al día una noticia o contenido multimedia de un acto criminal. Con esta exposición constante es difícil no sentir miedo y experimentar estrés al estar expuestos a todo este contenido que nos dice que podemos correr el peligro de vivir una experiencia en carne propia. Los medios y las redes sociales ciertamente nos están sembrado de una manera intensa la idea de que estamos viviendo tiempos muy inseguros y de miedo, recordemos que la percepción no es necesariamente la realidad, pero si puede convertirse en nuestra realidad.

Ahora, si bien podemos decir que sí hay una parte de percepción en este tema, tampoco podemos dejar de ver lo que dice la realidad de las cifras. Tomemos como muestra el indicador de hurtos, de acuerdo con el observatorio de la Policía Nacional en los últimos 4 años el comportamiento ha sido el siguiente: en el 2018 se presentaron 257.072 denuncias, un promedio de 704 casos por día; en el 2019  los casos fueron 306.847 un promedio de 840 incidentes por día; en el 2020 se registraron 203.532 un promedio de 557 denuncias  por día y hasta el 7 de septiembre del 2021, se han denunciado 166.329 casos, un promedio de 660 casos por día. El comparativo nos muestra que el año más complejo para este indicador fue el 2019, ahora, con respecto al 2021 se da un aumento importante comparado con el 2020, pero como ya lo dijimos, la razón evidente está en el extenso confinamiento que vivimos, pero no es el año más crítico. 

Revisemos otro indicador, tal vez el que más nos puede dar luces sobre del nivel de violencia en el país, el registro de homicidios, este tal vez es el que nos da números más precisos, son muy pocas las muertes violentas que pueden quedar por fuera de los registros oficiales, lo que no sucede con otras estadísticas como la que ya mencionamos de hurtos donde las tasas de no denuncia son muy altas. Según el Instituto de Medicina Legal en el 2018 se presentaron en el país 12.458 homicidios, un promedio por día de 34 asesinatos; para el 2019 esta cifra fue de 11.630, un promedio por día de 31 casos;  en el 2020 fueron 11.013 homicidios, 30 por día y para el primer semestre de 2021 estamos en 7.387 registros lo que reporta un promedio de  34 casos por día, esto evidencia que hay un aumento de la violencia y que lamentablemente estamos perdiendo cada día más vidas, algo que desde hace 15 años el país venía reduciendo constantemente.  

El tema es que seguimos teniendo una de las tasas de homicidio más altas del mundo, de acuerdo con la ONU, tener una tasa superior a 10 homicidios  por cada 100 mil  habitantes es preocupante, en Colombia estamos por encima de los 20 homicidios por cada 100 mil y lo que podemos concluir es que pese a los esfuerzos en política criminal de los diferentes gobiernos tanto a nivel nacional y local de los últimos años, aún somos un país inseguro y violento, y no solo es un problema de percepción.  Es decir, la inseguridad que se vive no es un tema nuevo y el miedo y la zozobra parece algo que se está anclando en nuestros genes, en nuestra memoria colectiva y que la heredamos de una generación a otra como se transmite una enfermedad pandemica, que mina la confianza y la espectativa de seguridad. Pero, ¿por qué sentimos entonces que ahora estamos peor? Hoy enfrentamos a criminales con una alta capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias y contextos, no son ladrones aislados, bandas organizadas, con presupuestos colectivos, jerarquias y diversas fuentes de financiación. 

Nos estamos enfrentando a criminales que ven muy efectivo sembrar el miedo y el pánico, que transmiten la idea de que no se pude hacer nada contra ellos, que la justicia es incapaz de someterlos, esto precisamente es lo que están amplificando los medios de comunicación, mientras sucede todo lo contrario con nuestros gobiernos y autoridades, que se ven estáticos, sin evolución y con una pérdida de credibilidad a niveles históricos. Hay que decirlo, en materia de comunicación las organizaciones criminales están ganando la batalla, el miedo manda. En este momento necesitamos que nuestra fuerza pública cambie esa actitud de derrota que nos están transmitiendo, es necesario también trabajar en el fortalecimiento de políticas públicas que incrementen la coordinación entre los diferentes actores del Estado, es increíble que contando actualmente con herramientas que nos brinda la tecnología y el análisis de datos no los veamos reflejados en el accionar  de las autoridades.

Necesitamos hacer una gran #ConvergenciaPorColombia para trabajar unidos y de manera coordinada para cambiar la percepción y la realidad de la violencia que nos azota. Tenemos un gran capacidad economica y humana para brindar una mayor seguridad a los ciudadanos, Las FFMM y la policía nacional cuentan con personal preparado, necesitamos sacar a los que abusan de su poder para fines de corrupción o uso excesivo de la violencia para recuperar la confianza ciudadana, en el sector judicial hay un deficit de personal, necesitamos crear un mecanismo de descongestión de los juzgados para que los delicuentes no queden en libertad por el tan acuñado ‘vencimiento de terminos’,  Tenemos que incentivar la ciudadania a que denuncie y coopere con las autoridades, se tiene que dar una reconciliación entre policía y sociedad civil, ese es el mensaje que se debe comenzar a construir con la ayuda de los diferentes actores, generar confianza, no podemos dejarnos ganar por una minoria que se aprovecha de la delincuencia y el crimen para sembrar el miedo y el terror. 

Fernando Merchan Ramos

Director de la ONG Adelante Colombia

Socio de la firma López & James

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

DEJANOS TU COMENTARIO

CUENTANOS TU CAUSA